René Théophile Hyacinthe Laennec nació el 17 de febrero de 1781 en la ciudad de Quimper, Bretaña, región de la Francia noroccidental, en la 2 Rue du Quai (Foto 1), siendo su familia de origen celta.

1-Casa donde nació René T. H. Laennec en 1781, Quimper, Francia

Foto 1: Casa donde nació René T. H. Laennec en 1781, Quimper, Francia

Su padre, Théophile Marie Laennec (1747-1836), era un abogado con un cargo en el Ministerio de la Marina. Su madre, Michelle Gabrielle Félicité Guesdon (1754-1786), que padecía de tuberculosis, falleció cuando René tenía cinco años, posiblemente de fiebre puerperal, luego de un parto donde falleció también la criatura.

René tuvo dos hermanos menores que él: Michaud Bonaventure (1782-1810) y Marie-Anne (1785-1853).

Respecto a la escritura del apellido: Laennec o Laënnec (con diéresis) existen controversias. René decía que era un apellido bretón y que no llevaba diéresis. Así lo atestiguan diversas cartas (Foto 2) y recetas médicas (Foto 3) con su firma.

2 - Firma de Laennec en una de sus cartas

Foto 2: Firma de Laennec en una de sus cartas.

3-Receta médica firmada por Laennec

Foto 3: Receta médica firmada por Laennec.

Por otra parte, en el cartel identificador de su tumba (Foto 4), en una estampilla oficial del correo francés (Foto 5) y en algunas placas de homenaje (Foto 9) el apellido figura con diéresis.

CREATOR: gd-jpeg v1.0 (using IJG JPEG v62), quality = 80

Foto 4: Tumba de Laennec, Ploaré.

5 - Estampilla, Correo de Francia, 1952

Foto 5: Estampilla, Correo de Francia, 1952.

Luego del fallecimiento de su madre, su padre no se hizo cargo de sus hijos. René y su hermano Michaud estuvieron durante dos años con su tío Michel-Jean Laennec (1750-1800), sacerdote de la iglesia Saint-Gilles de la localidad de Elliant, distante 21 kilómetros de Quimper (Foto 6). Aquí, su tío lo orientó hacia la fe cristiana que lo acompañaría de por vida.

6 - Iglesia Saint-Gilles, Elliant

Foto 6: Iglesia Saint-Gilles, Elliant.

Cuando René tenía 7 años fue enviado junto con su hermano a la ciudad de Nantes a la casa de otro tío, el doctor Guillaume Francois Laennec (1748-1822) (Foto7), republicano, anticlerical, profesor de medicina y rector de la Universidad de Nantes hasta 1789, quien influyó para que René estudiara medicina. En una casa de la “N°5 place du Bouffay” vivió hasta los 12 años (Fotos 8 y 9). Fue declarada monumento histórico en 1951. Durante los primeros tres años recibió instrucción en el “Institut Tardivel” y cuando cursaba el segundo año en 1789 se produjo la llamada “Revolución Francesa”.

7- Dr. Guillaume F. Laennec (1748-1822), tío y mentor de René

Foto 7: Dr. Guillaume F. Laennec (1748-1822), tío y mentor de René.

8 - Casa en la N° 5 place du Bouffay, Nantes

Foto 8: Casa en la N° 5 place du Bouffay, Nantes.

9 - Placa en la casa de Bouffay, Nantes

Foto 9: Placa en la casa de Bouffay, Nantes.

A los 10 años ingresó al “Collège de l’Oratoire” donde estudió, entre otras materias, gramática, matemáticas, religión, ciencia política, química, física, geografía, inglés, alemán y latín, mostrando particular interés por la biología.

Dos años más tarde, en 1793, Guillaume decidió mudarse porque desde la casa donde vivían frente a la plaza, su sobrino veía los ajusticiamientos con la guillotina (en tres meses presenció cincuenta ejecuciones) (Foto 10).

10 - Guillotina

Foto 10: Guillotina.

René continuó sus estudios en el “Institut National”, para luego ingresar en 1795, a los 14 años, a la Escuela de Medicina de “L’Hotel Dieu” de Nantes (Foto 11), donde la cuarta parte de las 400 camas estaban bajo la responsabilidad de su tío Guillaume. Aquí ayudó a cuidar a los enfermos y a los heridos por la revolución. Ese mismo año su padre se casó con Genevieve Alice Julie Urvoy (1749-1836).

11- Escuela de Medicina de L´Hotel Dieu, Nantes

Foto 11: Escuela de Medicina de L´Hotel Dieu, Nantes.

En 1798 y con 17 años cumplidos tuvo un episodio agudo febril, considerado por algunos como una primoinfección tuberculosa y por otros una fiebre tifoidea. René era delgado, pálido y de baja estatura (5 pies y 3 pulgadas, aproximadamente 1,60 m.), cabellos castaños y ojos azulados, que él atribuía a sus antepasados celtas. Existen diversas imágenes de Laennec en dibujos, medallas, pinturas y esculturas, pero, la más fidedigna según los expertos, es una escultura en mármol realizada por el bretón Adolphe Toulmouche (1798-1876) en 1844, que se ubica en el Museo Laennec, en Nantes (Fotos 12 y 13).

12- Busto de Laennec realizado por Adolphe Toulmouche en 1844

Foto 12: Busto de Laennec realizado por Adolphe Toulmouche en 1844.

13 - Busto de Laennec realizado por Adolphe Toulmouche en 1844

Foto 13: Busto de Laennec realizado por Adolphe Toulmouche en 1844.

A los 18 años, estando de servicio en el “Hôpital Militaire” de Nantes, fue nombrado cirujano de tercera clase. Posteriormente pasó al “Hospicie Fraternité”.

Habiendo finalizado sus estudios y prácticas en Nantes, René, con el apoyo de su tío y mentor, decidió estudiar medicina en París. En el año 1801 becado como “Elève de la Patrie” y acompañado de su hermano Michaud, viajó a París, en gran parte a pie, alojándose en un departamento del Quartier Latin.

Se inscribió en “L’Ecole de Médecine” (Fotos 14 y 15) y para las prácticas en “L’Hôpital de la Charité” (Fotos 16, 17 y 18) donde era profesor de clínica médica el gran Jean Nicolás Corvisart (1755-1821) (Foto 19), médico de Napoleón Bonaparte, e importante promotor del método anatomoclínico y de la percusión.

14-Escuela de Medicina, París.

Foto 14: Escuela de Medicina, París.

15-Escuela de Medicina, París

Foto 15: Escuela de Medicina, París.

16 - Hospital de la Charité, París

Foto 16: Hospital de la Charité, París.

17 - Hospital de la Charité, París

Foto 17: Hospital de la Charité, París.

18- Hospital de la Charité, París

Foto 18: Hospital de la Charité, París.

19-Dr. Jean N. Corvisart (1755-1821)

Foto 19: Dr. Jean N. Corvisart (1755-1821).

Además, recibió enseñanzas de los prestigiosos médicos Marie Francois Xavier Bichat (1771-1802) (Foto 20) en anatomía patológica, Guillaume Dupuytren (1777-1835) (Foto 21) en cirugía y Gaspard Laurent Bayle (1774-1816) (Foto 22). Con este último se estableció una empatía, realizando significativos trabajos de investigación como cuando sostuvieron que el tubérculo era la lesión patognomónica de la enfermedad (en ese tiempo llamada tisis) tanto en su localización pulmonar como en las extrapulmonares.

20-Dr. Marie F. X. Bichat (1771-1802)

Foto 20: Dr. Marie F. X. Bichat (1771-1802).

21-Dr. Guillaume Dupuytren (1777-1835)

Foto 21: Dr. Guillaume Dupuytren (1777-1835).

Captura de pantalla 2016-08-20 a las 9.03.59 p.m.

Foto 22: Dr. Gaspard Laurent Bayle (1774-1816).

Laennec recibió clases de anatomía, fisiología, química, botánica, farmacia, materia médica, medicina legal e historia de la medicina y tuvo prontos reconocimiento: fue invitado a la “Societé d’Instruction Médicale” e ingresó a la “École Pratique de Dissection” para alumnos destacados.

En 1802 publicó su primer trabajo de investigación sobre un paciente con estenosis mitral. Luego, una reseña del tratado sobre enfermedades venéreas del escocés Benjamín Bell y un extenso e importante trabajo sobre la peritonitis.

En mayo de 1803 fue galardonado con dos premios: el de Medicina y el de Cirugía, este último compartido con Francois Billerey. En la prueba de cirugía tuvo que practicar una amputación del húmero siendo ayudado por su maestro Dupuytren. Ese mismo año rindió sus exámenes finales y en 1804 se doctoró con su tesis “Propositions sur la doctrine d’Hippocrate relativement à la mèdicine pratique”, que dedicó a su tío Guillaume, a pesar que su padre quería que la dedicara a alguien de la nobleza o político relevante. Posteriormente, tuvo una controversia con su maestro Dupuytren debido a que éste presentó como propias una clasificación de las enfermedades que había realizado Laennec.

Pese a sus notables antecedentes el joven médico no lograba obtener un cargo jerárquico en los hospitales de París, dedicándose entonces a la práctica privada que le resultó exitosa.

Cuando en 1810 falleció de tuberculosis su hermano Michaud a la edad de 28 años, Laennec estaba considerado una autoridad en anatomía patológica al nivel de Corvisart, Bichat y Bayle.

Entre los años 1812 a 1816 colaboró en el Diccionario de Ciencias Médicas Panckouke.

En 1814 fue convocado, por razones idiomáticas, al “Hôpital La Salpêtriére” (Foto 23) para atender a soldados napoleónicos bretones heridos, colaborando hasta el año siguiente.

23 - Hospital La Salpêtriére, París

Foto 23: Hospital La Salpêtriére, París.

En 1816, restablecida la monarquía luego de la derrota de Napoleón el año anterior, fue nombrado el 4 de septiembre Jefe de Servicio en el “Hôpital Necker” (Fotos 24 y 25), cargo vacante por el fallecimiento de su titular el doctor Armand Mongenot (1765-1816). Fue entonces que Laennec creó el estetoscopio y el método de la auscultación mediata.

24 - Hospital Necker, París

Foto 24: Hospital Necker, París.

25- Hospital Necker, París, 1778

Foto 25: Hospital Necker, París, 1778.

El médico italiano Augustus Bozzi Granville (1783-1872), estuvo presente durante la demostración práctica de Laennec de lo que sería el futuro estetoscopio, en una paciente internada en su servicio del Hospital Necker. Al respecto, Bozzi Granville escribió que la misma se realizó el 13 de septiembre de 1816 y que Laennec tomó el cuaderno de visitas de las manos del interno más cercano y enrollándolo en toda su longitud en forma de cilindro lo aplicó primero a un lado del tórax, después al otro y luego a la espalda, diciendo que podía oír con mayor nitidez que cuando aplicaba la oreja sobre las regiones mencionadas.

El médico francés Dr. Charles Dubois escribió en el año 2006 en Histoire des Sciences Medicales (40:351) que Laennec ya había descubierto la técnica antes del 4 de septiembre, fecha de su nombramiento como Jefe de Servicio en el “Hôpital Necker”. Esto es muy probable, porque Laennec no se hubiera arriesgado, a pocos días de asumir la jefatura, a realizar una demostración con hojas de papel enrolladas delante de sus alumnos sin estar seguro de la eficacia del método.

El médico francés Jacques Alexandre Le Jumeau de Kergaradec (1787-1877), amigo y discípulo de Laennec, escribió: “Laennec pasó por el patio del Louvre donde estaban jugando unos niños con tablas que yacían junto a escombros. Habían inventado un juego: uno aplicaba un oído a un extremo del tablón y otro golpeaba la punta de la tabla. De inmediato apuró el paso al hospital, pidió un papel, lo enrolló como un tubo, puso un extremo en el tórax de un paciente y el otro en su oído y auscultó. Se oía mucho mejor”.

En 1818 Laennec presentó sus investigaciones y conclusiones en la Academia de Ciencias de París, que fueron aceptadas y recomendadas. En su escrito decía cómo y porqué dos años antes había creado con unas hojas de papel enrolladas lo que sería el estetoscopio:

En 1816 fui consultado por una mujer joven que aquejaba síntomas de una enfermedad cardíaca y en cuyo caso la palpación y percusión era de poca utilidad por la obesidad. El otro método antes mencionado (auscultación inmediata) era inadmisible por la edad y sexo de la paciente. Recordando el simple y conocido hecho acústico de que el raspón de un alfiler aplicado en el extremo de un pedazo de madera se oye claramente en el otro extremo, pensé que podía ser de utilidad en la presente ocasión. Inmediatamente, con esta sugestión, enrollé un papel formando un cilindro y apliqué uno de sus extremos a la región cardíaca y el otro a mi oído y encontré, sorprendido y complacido, que podía percibir la acción del corazón de una manera mucho más clara y distinta de lo que había sido capaz de hacerlo mediante la aplicación directa del oído. Desde ese momento me imaginé que la circunstancia podría brindar medios que nos permitirían establecer el carácter, no sólo de la actividad cardíaca, sino de cualquier especie de sonido producido por el movimiento de las vísceras torácicas y, consecuentemente, para la exploración de la respiración, la voz, el roncus y, quizás aún la fluctuación del líquido extravasado en la pleura o el pericardio.”

Más adelante Laennec escribió: “El primer instrumento que usé fue un cilindro de papel, formado por tres pliegos enrollados en forma compacta y unidos por medio de pasta. La abertura longitudinal que siempre queda en el centro del papel así enrollado me llevó accidentalmente a un importante descubrimiento. Esta abertura es esencial para la exploración de la voz. Un cilindro sin ninguna clase de abertura es mejor para explorar el corazón: el mismo tipo de instrumento es suficiente para la respiración y el roncus; pero éstos se perciben más distintamente por medio de un cilindro perforado a su través y excavado en uno de sus extremos en forma de embudo…”

En 1819 publicó el libro “De l’auscultation médiate, ou Traité du diagnostic des maladies des poumons et du couer, fondé principalement sur ce nouveau moyen d’éxploration”, el cual tuvo resonante éxito en Francia y en el extranjero, agotándose en dos años. Aquí Laennec describe el estetoscopio creado en 1816 con las sucesivas modificaciones, acompañado de excelentes dibujos y figuras. Se conserva un libro con la dedicatoria en latín a su tío: “optimo patruo, alter patri” (al óptimo tío, a mi segundo padre) (Fotos 27 y 28). La obra se editó en dos volúmenes con 945 páginas y se vendía con un estetoscopio de madera.

Captura de pantalla 2016-08-20 a las 9.09.55 p.m.

Foto 27: De l’auscultation mediate, Laennec, 1819, con la dedicatoria a su tío.

Captura de pantalla 2016-08-20 a las 9.09.38 p.m.

Foto 28: Página interior del libro de 1819, tomo 1.

En 1826, poco antes de su fallecimiento, se publicó la segunda versión (1450 páginas), en 1831 la tercera y en 1837 la cuarta.

En este libro Laennec unificó el concepto de la enfermedad, fuera pulmonar o extrapulmonar; dilucidó la patogenia; describió claramente la patología y la mayor parte de los signos físicos de la enfermedad pulmonar, con palabras que están vigentes: broncofonía, egofonía, pectoriloquia, crepitación, estertores; introdujo los términos “auscultación inmediata” y luego “auscultación mediata” cuando inventó el estetoscopio, neologismo que creara en 1919, del griego stíthos (pecho) y skopé (observar, ver). Laennec escribió que “ver” las lesiones ocultas en el tórax, era en sentido metafórico o figurado.

Durante tres años Laennec, que en su juventud había aprendido tornería, hizo cilindros de diversos materiales: madera, vidrio y metales, llegando a la conclusión que la madera era la mejor, especialmente el cedro.

Se ha escrito que “El entendimiento moderno de la tuberculosis comenzó con el tratado de Laennec” mientras que el Prof. Emérito Alfredo Patricio Buzzi (1930-2013) en 1981 expresó que “A Laennec puede considerárselo con toda justicia como el Padre de la Semiología”. El médico y académico español Pedro Laín Entralgo (1908-2001) cita como ejemplos de calidad de la ética médica, en el siglo XIX a René Laennec y en el XX a Albert Schweitzer. El médico e historiador italiano Arturo Castiglioni (1874-1953) en su libro Historia de la Medicina (1941) escribió: “El más genial entre los clínicos franceses de la época fue ciertamente Renato Teófilo Jacinto Laënnec” en tanto que el historiador estadounidense Albert S. Lyons MD (1912-2006) en su libro Historia de la Medicina (1994) dice que “fue uno de los más grandes clínicos de todos los tiempos”.

Si bien tuvo una buena aceptación, el estetoscopio fue cuestionado por algunos colegas, dentro y fuera de Francia. En Inglaterra hubo médicos y pacientes que despreciaron el estetoscopio por considerarlo incongruente, asociándolo a una tarea manual propia de cirujanos y no de clínicos.

El Museo de Historia de la Medicina y de la Cirugía “Vicente A. Risolía” de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires conserva un estetoscopio de Laennec, fabricado después de su fallecimiento, alrededor de la década de 1830 (Fotos 29, 30 y 31).

Captura de pantalla 2016-08-20 a las 9.17.53 p.m.

Foto 29: Estetoscopio de Laennec, Museo Risolía.

Captura de pantalla 2016-08-20 a las 9.18.09 p.m.

Foto 30: Estetoscopio de Laennec, Museo Risolía.

Captura de pantalla 2016-08-20 a las 9.18.30 p.m.

Foto 31: Estetoscopio de Laennec, Museo Risolía.

El estetoscopio es de madera de cedro, con una longitud de 25,7 cm y un diámetro de 3,8 cm. El orificio central tiene un diámetro de 8 mm. Posee un pabellón auricular, que los modelos fabricados por Laennec no lo tenían (Fotos 32, 33 y 34).

32-Estetoscopio de Laennec, primera versión, 1819

Foto 32: Estetoscopio de Laennec, primera versión, 1819.

33-Estetoscopio de Laennec, París, 1820, Museo AP-HP

Foto 33: Estetoscopio de Laennec, París, 1820, Museo AP-HP.

34-Estetoscopio de Laennec, París, 1820, Museo AP-HP

Foto 34: Estetoscopio de Laennec, París, 1820, Museo AP-HP.

Perteneció al médico argentino Prof. José Teodoro Baca (1826-1914) (Foto 35), que fuera Vicedecano de la Facultad de Medicina y Director del Hospital de Clínicas. La pieza fue donada al Museo por el Dr. Niceto Lóizaga (1883-1966).

Captura de pantalla 2016-08-20 a las 9.13.25 p.m.

Foto 35: Dr. José T. Baca (1826-1914).

Luego de la exitosa publicación del libro, Laennec consciente de su mala salud por la tuberculosis que padecía, decidió interrumpir las actividades hospitalarias. Para descansar retornó a Bretaña en 1819 en la mansión llamada Kerlouarnec (“lugar de los zorros”) en la localidad de Ploaré, heredada de su padre en precarias condiciones, por lo que tuvo que restaurarla en 1814 (Foto 36).

Captura de pantalla 2016-08-20 a las 9.26.25 p.m.

Foto 36: Casa de Laennec en Kerlouarnec, Ploaré, Bretaña, Francia.

Allí realizó un autorretrato en 1820 donde, según los biógrafos, se lo ve desmejorado (Foto 37).

Captura de pantalla 2016-08-20 a las 9.27.39 p.m.

Foto 37: Autorretrato de Laennec, 1820.

En 1821 volvió a París y es nombrado profesor en el “Hôpital Necker” donde había “nacido” el estetoscopio y en 1822 jefe y profesor de la Cátedra de Medicina en el “Collége Royal” (Foto 38) sucediendo a Corvisart, fallecido el 18 de septiembre del año anterior. A partir de 1870 el mencionado colegio se llamará “Collége de France”.

38 - Collége royal, París

Foto 38: Collége royal, París.

Su fama hizo que Laennec tuviera distinguidos pacientes, como el escritor Francois René de Chateaubriand, el cardenal Joseph Fesch y María Carolina de Borbón de las Dos Sicilias, duquesa de Berry (Foto 39).

Captura de pantalla 2016-08-20 a las 9.29.56 p.m.

Foto 39: María C. de Borbón de las Dos Sicilias, duquesa de Berry.

En 1823 es nombrado miembro de la “Académie de Médecine” y al año siguiente “Chevalier de la Légion d’Honneur”. El 16 de diciembre de 1824 se casó con una vieja amiga Jacquette Guichard, viuda Argou (1779-1847). No tuvo hijos y su esposa tuvo un aborto espontáneo.

Estando en París ya muy deteriorado por la “tisis”, escribió el 20 de febrero de 1826 una de sus últimas cartas para luego partir para su casa de Kerlouarnec, donde fue asistido por su esposa y su primo y discípulo, el médico Mériadec Laennec (1797-1873) hijo de su tío Guillaume (Foto 45).

Captura de pantalla 2016-08-20 a las 9.32.24 p.m.

Foto 45: Dr. Mériadec Laennec (1797-1873), primo y discípulo de René Laennec.

Falleció el domingo 13 de agosto a la edad de 45 años (Fotos 46 y 47).

46 - Casa donde falleció Laennec, Kerlouarnec, PLoaré, Bretaña

Foto 46: Casa donde falleció Laennec, Kerlouarnec, PLoaré, Bretaña.

Captura de pantalla 2016-08-20 a las 9.35.18 p.m.

Foto 47: Certificado de defunción.

Fue sepultado en el cementerio de la localidad de Ploaré (hoy anexada a la ciudad portuaria de Douarnenez) (Fotos 48 y 49).

48- Cementerio en Douarnenez, Ploare, entrada

Foto 48: Entrada del Cementerio en Douarnenez, Ploare.

49 - Tumba de Laennec y su esposa

Foto 49: Tumba de Laennec y su esposa.

René Laennec fue homenajeado y recordado a través de la escultura, la pintura, la filatelia, la cinematografía y por diversos hospitales y museos que llevan su nombre.

En las ciudades de París, Quimper, Creil y Nantes hay hospitales con su nombre. En el de Nantes figura también el nombre de su querido tío: “Hôpital Guillaume-et-René-Laennec” (Foto 55).

Captura de pantalla 2016-08-20 a las 9.39.40 p.m.

Foto 55: Hospital Guillaume-et-René-Laennec, Nantes.

También en Nantes se halla el prestigioso Museo Laennec de la Biblioteca Universitaria, mientras que en la Facultad de París una de las salas de conferencias y de exámenes lleva su nombre.

Entre las esculturas se destacan las que se encuentran en Quimper, su ciudad natal, realizada en 1867 por el escultor Eugène-Louis Lequesne (Fotos 56 y 57) y en París, 1942, por el escultor René Quillivic (Foto 58).

56 - Escultura de Laennec en Quimper

Foto 56: Escultura de Laennec en Quimper.

57- Escultura en Quimper

Foto 57: Escultura en Quimper.

Captura de pantalla 2016-08-20 a las 9.44.48 p.m.

Foto 58: Escultura en París.

En pintura se distinguen los óleos de Antoine Ansiaux efectuado en 1810 y el de Alexandre Dubois-Drahonet en 1812 (Foto 59) y el mural de Théobald Chartran, donde Laennec ausculta un paciente tuberculoso en el Hospital Necker.

Captura de pantalla 2016-08-20 a las 9.46.21 p.m.

Foto 59: Laennec, óleo de Alexandre Dubois.

El mismo se halla en la Facultad de la Sorbona, Universidad de París (Foto 60).

Captura de pantalla 2016-08-20 a las 9.46.37 p.m.

Foto 60: Pintura mural de Théobald Chartran, la Sorbona, París.

De los dibujos sobresalen, entre otros, los de Bordeaux, Girodet, Nannoni, Williams y el más conocido, el de Ambroise Tardieu realizado en 1823-1824 (Foto 61).

61-Laennec por Ambroise Tardieu

Foto 61: Laennec por Ambroise Tardieu.

Los correos de Francia en 1952 y de Transkei (Sudafrica) en 1992, emitieron sellos postales (Fotos 3 y 62).

62- Laennec, estampilla de Transkei, 1992

Foto 62: Laennec, estampilla de Transkei, 1992.

En el año 1949 el director de cine francés Maurice Cloche presentó el film “Docteur Laennec”, interpretado por Pierre Blanchard (Fotos 63 y 64).

63- Cartel del film Docteur Laennec

Foto 63: Cartel del film Docteur Laennec.

64-Escena del film Docteur Laennec

Foto 64: Escena del film Docteur Laennec.

Prof. Dr. Adolfo H. Venturini.

Director del Museo de Historia de la Medicina y de la Cirugía “Vicente A. Risolía”.

Facultad de Medicina, Universidad de Buenos Aires.

Arte y Medicina, Enfermos Famosos
Compartir //