Cassius  Clay  (Muhammad Ali) es considerado el mejor boxeador de todos los tiempos. Es una leyenda que no sólo se distinguió por su carrera dentro del ring sino también por ser uno de los personajes más carismáticos y controvertidos del mundo del deporte. La enfermedad de Parkinson fue deteriorando su salud por 32 años, hasta su muerte en junio de 2016. Personaje multifacético, Ali se vuelve verdaderamente grande cuando se lo admira con sus luces y sus sombras.

Cassius Marcellus Clay Junior nació el 17 de enero de 1942 en Louisville, Kentucky, al sur de los Estados Unidos, en el seno de una familia negra de clase media. Su padre, Cassius Marcellus Clay, pintor de letreros publicitarios, había sido llamado así por Cassius Marcellus Clay, el abolicionista y político del siglo XIX (figura 1).

Figura 1: El abolicionista y político Cassius Marcellus Clay (1810-1910).

Con tan sólo 12 años de edad y después de denunciar el robo de su bicicleta, Cassius llegó al mundo del boxeo de la mano del oficial de policía y entrenador de boxeo Joe E. Martin (1916-1996), quien lo convenció de que tenía que aprender a defenderse por sus propios.

A los 16 años el joven Cassius ganó el campeonato Guantes de Oro de Louisville (figura 2).

Figura 2: Cassius Clay en 1954

En 1960 Ali obtuvo su primera victoria como profesional por puntos enfrentando a Tunney Hunsaker. El mismo año compitió en los Juegos Olímpicos de Roma, con solo  18 años de edad, donde obtuvo la Medalla de Oro en la categoría de pesos ligeros (figura 3).

Figura 3: Cassius Clay en los Juegos Olímpicos de Roma (1960)

Al volver de Italia, con la medalla colgada de su cuello, se negaron a servirle la cena en un restaurante en Louisville por ser negro. Clay  furioso por lo ocurrido salió a caminar, se quitó la medalla del cuello y la arrojó al río Ohio.

Luego, se puso bajo la tutela de otra leyenda del boxeo (figura 4): Angelo Dundee (1921-2012).

Figura 4: Cassius Clay con su entrenador Angelo Dundee en Nueva York (1962)

Los blancos lo rechazaban por ser negro, pero no querían perderse el negocio. Un grupo de empresarios de Louisville le hizo firmar un contrato de 6 años por el cual se quedaban con el 50% de sus ganancias dentro y fuera del ring.

Entre 1960 y 1963, el joven pugilista alcanzó un récord de 19-0 (incluyendo quince knock-outs), convirtiéndose en el  favorito de la prensa.

Con un metro noventa y uno de altura, Cassius Clay tuvo siempre un estilo diferente de pelea. Con la guardia baja, contaba solo con su velocidad y reflejos para que no le pegaran. En el ring “se movía como una mariposa pero golpeaba como una avispa”.

En 1963 peleó contra el inglés Henry Cooper (1934-2011) en la Arena Wembley, en Londres. Cooper fue el primero en mandar a la lona a Cassius Clay. Pero la victoria fue para Clay, después de dejar a Cooper fuera de la pelea tras lastimarlo fuertemente con un corte sobre el ojo (figura 5).

Figura 5: Henry Cooper y Cassius Clay después de la pelea de 1963

El día después de la pelea, Cassius Clay anunció públicamente su conversión al islam y más tarde adoptó el nombre de Muhammad Alí.

La Asociación Mundial de Boxeo intentó evitar la revancha con Liston, aduciendo que Alí no tenía licencia para boxear, ya que la licencia era de un tal Cassius Clay. De todas formas, la pelea se celebró el 25 de mayo del 1965. Sonny Liston cayó en el primer round sin que Alí lo golpeara (Figura 6). Se dijo que la victoria había sido arreglada, pero Ali siempre lo negó.

Figura 6: El KO a Sonny Liston (1964)

El 28 de abril de 1967 rechazó oficialmente su incorporación al ejército como objetor de conciencia por ser un “ministro de la religión del Islam”, oponiéndose así a la guerra de Vietnam.  Al respecto decía: “Ningún Viet Cong me llamó negro.”

Su reputación como boxeador estaba en su apogeo y era cada vez más respetado por la comunidad negra. Eran los tiempos de las marchas por los derechos civiles de los negros guiadas por Martin Luther King (1929-1968) y los levantamientos de Harlem liderados por Malcom X (1925-1965). Había que bajarlo. Lo reclasificaron como apto para el ejército luego de haberlo rechazado en 1962.

El juez John Ingrham le dio la máxima sentencia de cinco años de prisión y diez mil dólares de multa al declararlo culpable de deserción. Alí apeló y mientras esperaba el resultado se le quitó el pasaporte y se le prohibió boxear en los Estados Unidos, quedando por lo tanto su título vacante.

Comenzó a dar conferencias en universidades por su oposición a la guerra de Vietnam. Conoció a una joven estudiante musulmana de 17 años llamada Belinda Boyd (quien adoptó el nombre musulmán de Khalilah Ali) y el 17 de agosto de 1967 se casaron bajo la religión del Islam (figura 7).

Figura 7: Cassius Clay (ya rebautizado Muhammad Alí) con Belinda Boyd (quien adoptó el nombre de musulmán de Khalilah Ali)

Con ella tuvo tres hijas mujeres: Maryum, las mellizas Rasheeda y Jamilla, y un hijo varón, Muhammad Jr., nacidos durante los años que estuvo fuera del ring. Tres años antes se había casado con una mesera llamada Sonji Roi, quien se divorció de él por sus objeciones acerca de las costumbres musulmanas para el vestido de las mujeres.

Cansado de las arbitrariedades de la Corte Suprema de Justicia norteamericana que no respondía a la apelación, anunció su retiro el 3 de febrero de 1970. Pero el 28 de junio la Corte falló a su favor.

Rápidamente el promotor Harold Conrad arregló un combate con Jerry Quarry para el 26 de octubre de ese mismo año (figura 8). El retorno contó con la presencia de toda la elite negra de los Estados Unidos: Bill Cosby, Sidney Poitier, el reverendo Jesse Jackson, Diana Ross con las Supremes y la esposa de Martin Luther King, entre otras importantes figuras. Alí ganó por knock out en el tercer round, pero ya no parecía el mismo.

Figura 8: Mohammad Ali vs Jerry Quarry

Luego vino la pelea del 7 de diciembre de 1970 en el Madison Square Garden con nuestro recordado Oscar “Ringo” Bonavena, quien aguantó dignamente, incluso derribándolo en el noveno round. Pero finalmente ganó el norteamericano por knock out en el último round (figura 9).

Figura 9: Mohammad Ali y Oscar “Ringo” Bonavena antes de la pelea

En marzo de 1971 Alí enfrentó en el Madison Square Garden al entonces campeón de la Asociación Mundial de Boxeo, Joe Frazier, para recuperar el título que le había sido arrebatado injustamente. La pelea duró los quince rounds pautados y los jueces le dieron el triunfo a Frazier. Ali perdía su primera pelea como profesional (figura 10).

Figura 10: Joe Frazier derriba a Muhammad Ali en el 15 ª round durante la pelea por el título de los pesos pesados en el Madison Square Garden (Nueva York, 1971)

En julio de ese mismo año le ganó a Jimmy Ellis, obteniendo la Corona de la Federación Norteamericana de Boxeo. Defendió ese título seis veces hasta perderlo en manos de Ken Norton el 31 de marzo de 1973. A los seis meses recuperó el título, derrotando a Norton en doce rounds.  En enero de 1974 se tomó revancha con Joe Frazier quien había perdido el título de la Asociación Mundial de Boxeo en manos de George Foreman.

El ex convicto y futuro promotor Don King fue a ver a Foreman y le preguntó si boxearía con Alí por cinco millones de dólares. Luego fue con Alí y le preguntó lo mismo. Los dos aceptaron y entonces tuvo a los dos boxeadores. Pero lo que no tenía eran los diez millones de dólares. Entonces King se fue al Africa a conseguir un auspiciante. Y consiguió mucho más que eso. Mobutu Sese Seko, el dictador de Zaire, compró el evento para su país. Le salió barato. Alí observó sabiamente: “Los países van a la guerra para que su nombre aparezca en el mapa y la guerra cuesta mucho más que diez millones“. La pelea se agendó para el 25 de septiembre de 1974 en Kinshasa, Zaire. Pero se postergó seis semanas en las cuales el dictador no permitió que los boxeadores ni la prensa se fueran hasta que terminara el combate. Para los africanos fue un momento de gloria y Alí usó esas seis semanas para convertirse en un rey africano. Kinshasa se transformó en un hervidero. En cada lugar a donde iba lo saludaban como al campeón y Alí no hacía nada para desmentirlo.

Objetivamente nadie creía que Alí fuera a ganar. El mismo médico de Alí tenía un avión ambulancia apostado en el aeropuerto presto a dirigirse a Madrid en caso de alguna lesión severa.

En la conferencia de prensa los periodistas blancos le decían que Foreman lo iba a lastimar. Alí les contestó: “Ustedes piensan que George Foreman es muy malo. Pero no se preocupen muchachos: los blancos se asustan mucho más con los negros que los negros con los negros”.

Contra todos los pronósticos Alí noqueó a Foreman en el octavo round (figura 11). De esta manera, el rey de Africa volvió a coronarse como Campeón de Peso Completo de la Asociación Mundial de Boxeo. El título quedó en su poder por 4 años más, defendiéndolo exitosamente en diez oportunidades.

Figura 11: El KO a Foreman (Zaire, 1974)

Sin embargo, lo perdió sorpresivamente por puntos ante el novato León Spinks el 15 de febrero de 1978, pero  consiguió recuperarlo tras derrotar a ese mismo rival, por decisión de los jueces, el 15 de septiembre  en Nueva Orleans.

En enero de 1977 Belinda aceptó divorciarse de a Alí al descubrir a su amante, la modelo Veronica Porche (figura 12), a cambio de ocho millones de dólares y dos Cadillacs.

Figura 12: Alí con Veronica Porche

En junio de ese mismo año Alí se casó con Verónica con quien tuvo dos hijas: Hana (nacida un año antes de casarse) y Laila, quien se convertiría en boxeadora en 1999 (figura 13).

Figura 13: Laila Ali en un homenaje a su padre (Atlanta, 2005)

Anunció su retiro en 1979, pero fue tentado nuevamente para una última pelea por el título mundial frente al joven Larry Holmes, invicto en treinta y cinco combates. La pelea se concretó el 2 de octubre de 1980. Alí debió abandonar por knock out técnico en el undécimo round después de sufrir un severo castigo. Fue la única vez que debió retirarse de una pelea antes de tiempo,  aunque jamás perdió por knock out.

Al año siguiente se dio una nueva oportunidad, pero volvió a fallar. El 11 de diciembre de 1981 cayó por puntos ante Trevor Berbick, lo que fue su retiro definitivo del boxeo profesional.

Mohamed Alí convivió en los últimos años de su carrera con los primeros síntomas de la enfermedad de Parkinson.

Durante 1984, retirado de los cuadriláteros desde hacía tres años,  comenzó a experimentar un hormigueo constante y muy molesto en la cara y en los labios, se cansaba en exceso, hablaba con demasiada lentitud  y las manos le temblaban levemente.

Entonces visitó al doctor Stanley Fhan (figura 15), prestigioso neurólogo. Fahn internó durante siete días al boxeador en el Columbia Medical Center y lo sometió a una completa batería de pruebas y exploraciones neurológicas. A los pocos días, emitió su primer diagnóstico: parkinsonismo. Se trataba de un diagnóstico amplio en su significación. Y lo cierto es que, en aquellos tiempos, el eminente neurólogo estaba convencido de que el origen del trastorno de Mohamed Ali estaba en los golpes recibidos en el cuadrilátero.

Figura 15: El Dr. Stanley Fhan

Los signos de la enfermedad de Muhammad Alí aparecieron cuatro años antes del diagnóstico, a los 38 años de edad. La manifestación tan temprana de esta patología no es común, ya que suele desarrollarse después de los 60 años. La precocidad de su Parkinson hizo que confundieran sus primeros síntomas tales como fatiga, lentitud de movimientos y habla arrastrada (no todos los pacientes de Parkinson comienzan la enfermedad con los mismos signos ni evolucionan de la misma forma), con signos de hipotiroidismo. De hecho, en 1980 lo medicaron para tratar este trastorno que no padecía.

Cuando a mediados de los 80s se hicieron públicos los síntomas de Ali, la comunidad neurológica pensó de inmediato en el diagnóstico de Parkinson postraumático. Tenía una gran lógica: los golpes continuados del boxeo le habrían causado un daño crónico a la llamada sustancia nigra del cerebro originando los síntomas característicos.

Sin embargo, una  investigación llevada a cabo en el Instituto de Neurología de Londres llegó a la conclusión de que el boxeo causa síndromes extrapiramidales (rigidez, aquinesia, temblor) pero nunca una enfermedad de Parkinson clásica. El estudio, basado en la espectroscopía por resonancia magnética, mostró que, comparados con los enfermos de Parkinson que no boxeaban y las personas sanas, el cerebro de los púgiles con síntomas parkinsonianos exhibían una reducción muy pronunciada en la concentración absoluta de N-acetil aspartato, un compuesto que indica una pérdida de neuronas, en otras dos regiones cerebrales, los núcleos putamen y globo pálido.

Veintidós años después de aquella primera consulta de Mohamed Ali, Stanley Fahn exponía sus  dudas  sobre si los síntomas del ex campeón son consecuencia de  los golpes recibidos o habrían aparecido igualmente si su profesión hubiera sido otra.

La revista ‘Neurology Now‘  (figura 16) recogía unas llamativas declaraciones suyas: “Ahora mismo dudo mucho de que el boxeo sea el causante. Siempre pensé en un parkinsonismo postraumático, originado por la práctica del boxeo y los golpes recibidos, no sólo durante los combates sino también en los entrenamientos. Sin embargo, ya han transcurrido más de 20 años y la progresión de sus síntomas es continua. Se asemeja más a la enfermedad de Parkinson clásica”.

Figura 16: La revista ‘Neurology Now’

Ángel Sesar (figura 17), neurólogo del Hospital Universitario de Santiago de Compostela, opina que quizá Ali ya poseía una degeneración neuronal latente y que el boxeo aceleró su sintomatología. “La pérdida neuronal se inicia muchos años antes de que se manifiesten signos de la enfermedad.”

Figura 17: El Dr. Angel Sesar

En 1990, antes de la Guerra del Golfo, Alí viajó a Irak para entrevistarse con el entonces presidente Saddam Husseim para negociar la liberación de rehenes. Era tan grande la presencia que generaba su figura en los países musulmanes, que finalmente consiguió que fueran liberados quince hombres, que volvieron bajo su custodia.

En la apertura de los Juegos Olímpicos de Atlanta, el 20 de julio de 1996, fue el encargado de encender la antorcha olímpica. Las huellas del Parkinson ya eran visibles. Allí se le entregó una nueva medalla de oro (figura 18), en recuerdo de aquella que arrojó al río Ohio después de comprobar que la vida para un negro en el Estados Unidos de entonces no era nada fácil, ni siquiera para un campeón olímpico.

Figura 18: Mohammad Alí en los Juegos Olímpicos de Atlanta (1996)

Su historial deportivo le permitió ser llevado al Salón de la Fama del boxeo mundial y en 1999 el Comité Olímpico Internacional lo escogió como el mejor deportista del siglo XX en deportes de combate.

El 12 de junio de 2012 recibió el más grande homenaje hecho a un púgil en vida al ser coronado ‘Rey del boxeo’ por el Consejo Mundial de Boxeo en una ceremonia que abrió la Convención del organismo en Cancún (figura 19). La coronación de Alí estuvo a cargo del entonces campeón de los pesos pesados, el ucraniano Vitaly Klitschko, del triple excampeón mexicano Julio César Chávez, el entonces campeón súper welter, Saúl ‘Canelo’ Álvarez, y del entonces campeón diamante de los pesos medianos, el argentino Sergio ‘Maravilla’ Martínez.

Figura 19: “El Rey del Boxeo”

Luego participó en la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

El más grande boxeador de todos los tiempos siguió peleando todos los días frente a su rival más duro: el Parkinson (figura 20).

Figura 20: Alí en el concierto benéfico para los que sufren de Parkinson, donde actuaron Lionel Richie y Kris Kristofferson, que es quien lo saluda.

La enfermedad de Parkinson iría deteriorando progresivamene su salud. Fue en esa fragilidad, cada vez mayor, donde demostró ser más fuerte, no dejando que la enfermedad dominara su ánimo. “Dios me dio esta enfermedad para demostrarme que soy un hombre frágil como cualquiera.” (figura 21)

Figura 21: Mohammad Alí en 2011

Su fama llegó a convertirlo en una personalidad más popular que reyes o jefes de estado, lo que llevó a Elvis Presley, Fidel Castro, Frank Sinatra, Nelson Mandela, Sylvester Stallone y Michael Jordan a pedirle un autógrafo.

Luego de 32 años de lucha contra la enfermedad, se apagó la vida de Muhammad Alí a los 74 años de edad.

Figura 22

Falleció el 3 de junio de 2016 por shock séptico en un hospital en Phoenix, donde había sido ingresado por problemas respiratorios el día anterior.

Figura 23: Diario “Clarín” (5 de junio de 2016)

Figura 24: Diario “La Nación” (5 de junio de 2016)

Las exequias se llevaron a cabo el día 10 de junio, en las que el cortejo fúnebre atravesó Louisville (su ciudad natal) hasta culminar en el cementerio de Cave Hill, donde fueron quemados sus restos. El día anterior se había celebrado una ceremonia bajo el rito islámico. Tras la inhumación, otra ceremonia interreligiosa tuvo lugar en el KFC Yum! Center donde se brindaron elogios fúnebres por parte de familiares cercanos y otras personalidades como Bill Clinton y Billy Crystal. Entre los portadores del féretro se encontraban Lennox Lewis, Mike Tyson y Will Smith. Barak Obama, el primer presidente negro de los EEUU, dijo: “Él sacudió al mundo. El mundo es mejor por él”

¿Fueron los golpes recibidos como boxeador la causa de su enfermedad? Existen mecanismos a través del cual las lesiones cerebrales traumáticas repetidas pueden conducir a enfermedad de Parkinson. El trauma desencadena mecanismos inflamatorios, altera las mitocondrias (elementos celulares necesarios para la producción de energía) y a su vez libera glutamato, un neurotransmisor que aumenta la demanda de energía. Esta disfunción metabólica puede desempeñar un papel en el desarrollo de Parkinson. Pero, además, el trauma repetido puede determinar la acumulación en el cerebro de una proteína llamada alfa-sinucleína, la que con otras se agrupan para formar depósitos llamados cuerpos de Lewy en la sustancia negra, una parte del cerebro importante para el movimiento. Estos cuerpos de Lewy en la sustancia negra son la firma biológica más prominente de la enfermedad de Parkinson.

Sin embargo, los estudios clínicos que relacionan la injuria cerebral traumática a la enfermedad de Parkinson han sido inconsistentes. Algunos mostraron una influencia, y otros no.

Lo que ahora llamamos encefalopatía traumática crónica antes era la demencia pugilística. Esta entidad fue descripta en la década de 1920, cuando se encontró una correlación entre la práctica del boxeo y una serie de síntomas que incluyen temblores habla y trastornos del habla. Pero incluso la conexión entre esta enfermedad y el boxeo es ambigua, ya que sólo el 20 por ciento de los boxeadores retirados muestran una lesión cerebral traumática crónica. Además, la encefalopatía traumática crónica comparte algunas similitudes con el Parkinson, pero no son idénticas. Por lo tanto, el boxeo pudo haber influido en la enfermedad de Ali, pero los datos no son concluyentes.

El Dr. Michael Okun, Director Médico de la Fundación Nacional de Parkinson de los EEUU, señaló: “Todavía hay una gran brecha en nuestro conocimiento. Los investigadores han encontrado que las personas que son golpeadas en la cabeza repetidamente tienen más probabilidades de desarrollar Parkinson, por lo que no es algo a ella. Pero es todavía demasiado prematuro asignar la causalidad.”

La familia de Ali ofrece otra posible causa de su enfermedad: los pesticidas. En una reciente entrevista con el diario Los Angeles Times, la hija mayor de Ali teorizó, “Creo que podría haber sido una combinación de los traumas en la cabeza por el boxeo y pesticidas. Él se expuso a una gran cantidad de pesticidas en el campo de entrenamiento de Deer Lake, en Pennsylvania.”     Los datos sobre el rol de los pesticidas y otras toxinas son en realidad más claros que los referidos al trauma. La relación entre las toxinas y el Parkinson se estableció en 1983 cuando varios usuarios de drogas intravenosas se inyectaron la toxina MPTP (un compuesto secundario que se forma a partir de la síntesis de meperidina o “heroína sintética”) y en pocos días desarrollaron síntomas parkinsonianos. Más tarde se demostró que esta toxina daña las células productoras de dopamina de la sustancia negra.

Un estudio encontró que la exposición al pesticida paraquat aumenta el riesgo de Parkinson en un 150%, al igual que la exposición a la rotenona. Los estudios de laboratorio muestran que la rotenona inhibe la actividad mitocondrial, y paraquat aumenta la producción de moléculas altamente reactivas portadoras de oxígeno. Ambos factores son mortales para las células dopaminérgicas de la sustancia negra. Estudios más recientes llegaron a la conclusión de que la exposición a una variedad de pesticidas, herbicidas, insecticidas, o disolventes aumenta las probabilidades de desarrollar Parkinson en un 33% a 80%.

También hay un componente genético en la enfermedad de Parkinson, por lo menos en algunos casos.

En la mayoría de los casos la causa de la enfermedad de Parkinson sigue siendo un misterio. Pero existe una creciente evidencia de un rol independiente y sinérgico de la genética y factores  ambientales (ya sea como lesión cerebral traumática o pesticidas).

Tal vez este sea otro legado de Ali. Después de haber aumentado la conciencia sobre el Parkinson, como lo hizo en sus últimos años, su muerte puede inspirar la realización de más estudios sobre la terrible enfermedad que se cobró su vida.

Figura 25

Bibliografía

– Barrow Neurological Institute. Muhammad Ali Parkinson Center. http://www.thebarrow.org/Neurological_Services/Muhammad_Ali_Parkinson_Center/index.htm

– BoxRec. List of world heavyweight champions. http://boxrec.com/list_bouts.php?human_id=000180&cat=boxer

– Capriles MA. Líder en deportes (http://www.liderendeportes.com/Pillate-la-foto/Muhammad-Ali.aspx)

– CNN México. Reino Unido despide a la leyenda del box que venció a Mohammed Alí. (http://mexico.cnn.com)

– Convertini H. Fue un genio con luces y sombras. Diario Clarín, domingo 5 de junio de 2016.

– El Latino. “El Rey del Boxeo”. http://ellatinoonline.com

– Fernández Moores E. El más grande. Diario La Nación, miércoles 11 de enero de 2012.

– Hutson M. What Caused Muhammad Ali’s Parkinson’s Disease? http://www.slate.com/

– Maure G. La actitud de un campeón. http://www.elrivalinterior.com/actitud/Biografias/Clay/Cassius.htm

– Life Magazine. Cassius Clay: Before He Was Ali. http://life.time.com/

– Park A. The role of boxing in the death of Muhammad Ali remains unclear. Time. 2016 Jun 20;187(23):12.

– Park A. The Complicated Link Between Muhammad Ali’s Death and Boxing. Time, 6 de junio de 2016. http://time.com/

– Principi O. Muhammad Ali. Un artista único e irrepetible. Diario La Nación, domingo 5 de junio de 2016.

– Principi O. De la pelea con Bonavena a las dos visitas a la Argentina. Diario La Nación, domingo 5 de junio de 2016.

– Taringa. Biografía de Muhammed Alí (Cassius Clay). http://www.taringa.net

– Taringa. Muhammad Ali “The Greatest”. http://www.taringa.net

– The Offical Site of Muhammad Ali. http://www.ali.com/

– The Sun. Flawed Sonny Liston had feet of Clay against Ali. http://www.thesun.co.uk

– Valenzuela A. El combate más duro de Muhammad Ali. http://www.elmundo.es

– Vázquez A. Fue inmortal mucho antes de pasar a la eternidad. Diario La Nación, domingo 5 de junio de 2016.

– Viaducto Deportivo. http://viaductodeportivo18.blogspot.com.ar

– Wikipedia. Muhammad Ali. http://en.wikipedia.org/wiki/Muhammad_Ali

– WLRN. Muhammad Ali: Made in Miami. http://ali.wlrn.org/

– Yawar A. The healing of Muhammad Ali. Lancet Psychiatry. 2016 Sep;3(9):815-816.